Fantasía·Libros

Firefight – Brandon Sanderson

FirefightEsta mismísima mañana me he acabado el segundo libro de la trilogía de los Reckoners de la que hablaba en la anterior entrada. Tengo la curiosa necesidad de acabar las trilogías o sagas antes de ponerme con otros libros, aunque me llamen más. Supongo que por eso suelo tender hacia los libros autoconclusivos – o eso me digo a mi misma, porque acabo leyendo trilogías como una condenada.

En cualquier caso, Firefight, el segundo libro de la trilogía, empieza bastante flojo, no lo voy a negar. Supongo que tras la epicidad del final de Steelheart pasa un poco lo que siempre ocurre con las segundas partes, que es el hecho de que hay que resituar a los pesronajes y dar nuevos enfoques que lleven a otra trama desenfrenada. Pero eso implica, por el mismo significado de la última palabra, frenar primero. Bajar el ritmo y volver a dar pasos cortos como al inicio del primer libro.

Sin embargo, aquí ya conoces el universo y esos primeros pasos no son tan divertidos ni tan interesantes.

Pese a ello, Firefight no se me hizo pesado. El comienzo fue un tanto lento y me molestó mucho que ciertos personajes no apareciesen como habían aparecido en Steelheart – si los menciono directamente sería spoiler, de modo que lo diré así, misteriosamente -, pero el cambio de aires desde Chicago Nova a Babilar – Babilonia Restaurada, BabilR, para los amigos – fue muy agradable.

Se trata de una ciudad parcialmente – mayormente – sumergida en el agua donde los grafitis iluminan el cielo nocturno y los árboles crecen dentro de los edificios (¿Es esto un spoiler? Si os digo la verdad, no lo sé. Pero en todo caso no es grave). La actitud de la gente también es distinta y esto choca mucho con la concepción que tiene David – recordemos, el prota – sobre el mundo bajo la tiranía de un épico. Interesante, sin lugar a duda.

Ahora bien, el hilo conductor de la historia viene, más o menos, a ser el mismo, pero con modificaciones relevantes. Volvemos a encontrarnos a los reckonersen el tercero me ha aparecido traducido por exploradores y me ha dolido un pocopersiguiendo a otro gran épico en una ciudad nueva, pero el equipo ha sufrido bajas y se han producido cambios internos derivados de los hechos del primer libro que marcan mucho el desarrollo de este segundo.

David más o menos se mantiene en su línea, sin grandes tumbos de personalidad de esos que te pueden destrozar la historia; y otros personajes clave que salen en esta segunda entrega también se mantienen más omenos. Y digo más o menos porque pasan cosas y explotan cosas y se lía muy parda. Pero se lía muy parda a partir de la segunda mitad de libro, ya tirando hacia el último tercio, porque en general Brandon Sanderson se toma el desarrollo de las historias con calma.

El final deja con ganas de más. De ahí que me aventurase inmediatamente en Calamity, tercer libro de la trilogía que también disfrutará de su propia reseña en este blog. Y es ese final el que le da el empujón que necesitaba para llegar a las cuatro estrellas.

Este libro, en mi opinión, tiene una nota de 4/5 porque el romance es un poco menos cringy – un poco, repito – y muchas de las cosas que suceden en él son más elaboradas que las que nos pudimos encontrar en Steelheart, cosa perfectamente comprensible porque aquí ya está la base del universo planteada y el autor sólo necesita construir a partir de ella.

Tiene mejor nota que Steelheart por esos motivos, pero no diré que me gustó más. Me gustaron lo mismo, aunque en Firefight no me encontré a mi misma repudiando ciertas escenas. Supongo que por eso la media estrella más.

Finalmente reconocerle a Brandon Sanderson su maestría escribiendo, pues tan pronto te hace una buena historia de alta fantasía como una historia de superhéroes que no lo son en un mundo de fantasía urbana. O ciencia ficción, al estilo de Escuadróndonde lo petó muy fuerte.

Me voy recomendándoos que le deis una oportunidad a Firefight si Steelheart os gustó o más o menos os gustó, así como que no vengáis a leeros este libro si no os habéis leído el primero porque sería tremendamente estúpido.  Y dejo ya la entrada, que tengo que leer Calamity.

Anuncios
Fantasía·Libros

Steelheart – Brandon Sanderson

SteelheartEste inicio de año ha sido un poco parco en lecturas para mi. Por una cosa o por otra, o bien me encontraba teniendo poco tiempo para leer, o bien no tenía ganas de leer el libro que me había propuesto. Por ello, decidí que era el momento de buscar algo ligero y agradable que llevase tiempo queriendo leer. Y así es como llegué a la trilogía de los Reckoners de Brandon Sanderson.

Por lo general, Sanderson no escribe libros ligeros. Ni en temática ni al peso, como diría mi pareja. Suelen ser libros con un extenso trasfondo y problemáticas difíciles de solventar. Y aunque Steelheart – el primer libro de esta trilogía – trata cuestiones complejas como el poder, la corrupción que el ejercicio de éste supone y la necesidad que la sociedad tiene de tomar las riendas de su desarrollo, el modo en que narra la historia la hace más rápida de leer que otras de sus obras. Esencialmente porque su público objetivo asumo que está entre los adolescentes y quizá los jóvenes adultos.

La premisa es sencilla y fue lo que más me llamó del libro: los superhéroes no son tal cosa. El villano principal, Steelheart, es básicamente un Superman convertido en dictador de una ciudad de acero. Y cuando digo ciudad de acero, hablo de una ciudad literalmente de acero.

Por ese motivo, nuestro protagonista, David Charleston, no es el prototípico héroe, sino un joven lleno de sed de venganza que quiere dedicarse a cazar superhéroes – conocidos en el universo como Épicos – junto a una organización que se dedica precisamente a esto desde las sombras: los Reckoners – de ahí el título de la trilogía.

La verdad es que no es de las trilogías más reconocidas del autor. Cuando yo pensaba en Brandon Sanderson, solía venirme a la mente Mistborn – “Nacidos de la Bruma” en su traducción en castellano – o Elantris. Incluso “El archivo de las tormentas”, aunque todavía no he leído ni un sólo libro de la supuesta obra magna sandersoniana. Pero me alegra haberme visto el vídeo de Vanfunfun donde animaba a sus espectadores a introducirse en el mundo de Sanderson ofreciendo diferentes alternativas, entre las que se encontraba esta trilogía.

Dado que el mismo Vanfunfun decía que eran libros ligeros de leer y que la premisa me parecía agradable y más o menos sencilla, determiné que Steelheart sería un buen libro para romper con mi racha de sequía lectora. Y no me equivocaba, del mismo modo que no me arrepiento.

No diré que es una de esas obras o historias que se quedan siempre contigo, porque creo que tampoco era la intención de su autor. Pero David, el protagonista, te anima a empatizar con su causa y consigue que le cojas cariño a través de su ineptitud en numerosas áreas, su torpeza social y sus problemas con las métaforas. Porque, madre mía, tiene un serio problema con las metáforas. Y eso que yo leí la traducción al castellano: no me quiero ni imaginar cómo se desarrolla este asunto en el original.

Los Reckoners son personajes un poco más… difusos. En este primer libro aprendemos cosas de ellos y todos tienen particularidades al estilo de Brandon Sanderson que les hacen individuales y les dan credibilidad. Pero al terminar de leerlo me da la sensación de que sé demasiado poco sobre todos ellos. Y asumo que eso tiene que ver con el hecho de que sea el primer libro de una trilogía – de la cual ya he empezado a leer el segundo, como anotación y comentario.

En especial, en contra de lo que el libro puede querer indicarte, a mi me gustaría más saber sobre el personaje de Tia (Thia) – que David sea el narrador hace que tu atención e interés estén constantemente desviados hacia el Profesor y Megan – y sobre los Fielesno hablaré del tema porque Spoilers. Pero ya veremos qué desarrolla Sanderson y qué no en los dos libros que me faltan.

Por el momento le he puesto al libro una nota de 3,5/5 porque para mi gusto personal el aconato romántico es demasiado cringe y porque hubo momentos de la trama en los que perdí un poco el interés. Son defectos que puedo perdonar, pero las notas son subjetivas y es la que creo que se encuentra más acorde a cómo me sentí durante y al acabar la lectura.

Sin embargo, lo recomiendo a todos aquellos que disfruten de una buena trama de “misiones encubiertas” y “misiones suicidas”que viendo cómo funciona Mistborn es muy del gusto de Brandon – mezcladas con un universo anárquico causado por un montón de gente con poderes locos e injustificados. Esto último puede sonar mal, pero ¿a quién no le gusta una buena sesión de poderes sin justificación científica al estilo de los comics? A mi me gusta. Y si a ti también, Steelheart puede ser tu libro.

P.D.: que el protagonista sea un friki obsesionado con los épicos que se ha creado su propio sistema de archivos me dio un poco en la patatita de archivera wannabe.

View this post on Instagram

Español 🇪🇸 – English 🇬🇧 . 🇪🇸 Siempre he sido más de Batman y este es el único comic de Superman que tengo (Superman hijo rojo), pero la referencia en Steelheart es evidente 🤓 . Llevo un tiempo bastante ausente y bastante alejada de mis lecturas. En ocasiones la vida tiene estos momentos 😣 . ¿Cómo lleváis las lecturas que os propusísteis para el año? 🙂 . . 🇬🇧 I've always been a Batman fangirl and this is the only Superman comic I have (Superman red son), but the reference in Steelheart is clear 🤓 . I've been absent for some time and a little bit away from my tbr list. Sometimes life can be like this 😣 . How are you doing with your tbr for the year? 🙂 . . #bookstagramespañol #bookstagram #bookstagramespaña #books #libro #kindle #ebook #brandonsanderson #steelheart #reckonersseries #superman #dccomic #supermanredson #tbr

A post shared by McFly (@drmcflybooks) on

Fantasía·Libros

Hijos de Sangre y Hueso – Tomi Adeyemi

Hijos de sangre y huesoAyer mismo, tras un mes teniendo problemas para ponerme a leer, terminé este libro, que es el primero de lo que se supone será una trilogía. Le puse cuatro estrellas en Goodreads nada más acabarlo y escribí allí una reseña con spoilers que podéis consultar, si os interesa porque ya lo habéis leído o porque os dan igual los spoilers, aquí.

Me gustaría empezar diciendo que el libro, más allá de la ambientación que presenta, no se sale mucho de los tópicos de viaje de aventuras. En lo personal es un troupe que me gusta, pero si os resulta una temática aburrida, no es vuestro libro. De hecho, una buena forma de describirlo, y tal y como me lo recomendaron a mi, es una suerte de Avatar, la leyenda de Aang, más oscuro y con una ambientación africana (además de una protagonista femenina).

Ahora bien, si este tipo de ideas os llaman la atención, no puedo más que recomendaros el libro. La ambientación es muy llamativa y el sistema de magia, aunque no especialmente desarrollado – Tomi Adeyemi no es Brandon Sanderson, cof, cof -, es muy interesante. Sobretodo por la cosmogonía, que personalmente me hubiese gustado tener en un anexo o poder leer más sobre ella, pues sólo la mencionan en fragmentos concretos.

Los trajes, la cultura y el comportamiento de los personajes demuestran esa ambientación africana a cada paso que dan y son el reflejo claro de la cultura que Tomi Adeyemi pretente defender y mostrar. En la nota final de la autora explica el motivo que la llevó a escribir este libro y os animo a que la leáis, porque es profundamente emotiva.

Toda esa ambientación envuelve una sociedad donde el racismo está institucionalizado, aunque en este caso sea a una minoría de personas que se caracterizan por tener la capacidad – aunque en este momento parezca muerta – de hacer magia. Se les conoce como dïviners y la protagonista es una de ellos. Son los hijos de los maji masacrados en el suceso conocido como el Asalto – una masacre llevada a cabo por la monarquía sobre aquellos que, de facto, ya podían hacer magia.

En el momento en que comienza la obra, a los dïviners se les conoce como larvas, en un tono despectivo. Han de pagar impuestos elevados o son condenados a trabajos forzosos, ademas de ser una suerte de “ciudadanos de segunda”. Ves la opresión, el sufrimiento y la injusticia desde los ojos de Zélie, la protagonista, que ya desde el principio del libro sufre por mantenerse a sí misma y a su familia a flote.

Junto a ella, como otro de los protagonistas, tenemos a Tzain, su hermano, que es probablemente uno de los personajes más tiernos y bondadosos de todo el libro. La acompañará en su viaje para recuperar la magia – del que no hablaré aquí para evitar esos condenados Spoilers – junto a Amari, mi personaje favorito.

Amari es el otro personaje femenino que completa la trilogía inicial que parte con la intención de devolver la magia al reino de Orïsha. Y permitidme que os diga que es el personaje con más evolución y el que resulta mejor parado conforme pasan las páginas del libro.

Todo lo contrario a Inan, hermano de Amari y cuarto protagonista del libro. Digo cuarto protagonista porque es la cuarta voz a la que podemos seguir – los capítulos se alternan entre Zélie, Amari e Inan, pero Tzain siempre aparece en ellos. Probablemente sea el personaje peor parado en la narrativa y una carga en determinado momento.

No puedo hablar de ello sin caer en spoilers, pero la relación que se desarrolla entre Inan y Zélie es el motivo de que, para mi y bajo mis gustos, este libro no tenga cinco estrellas. Es todo tan forzado y tan extraño que casi parece un giro narrativo desesperado en un momento de estancamiento de la autora. Y hasta aquí puedo leer.

Pero, pese a ese momento, disfruté mucho de “Hijos de sangre y hueso”. Toda la magia – conectada con los dioses de Orïsha en un panteón super colorido – y el conflicto social que destila, unido a la temática del “viaje de aventuras cargado de descubrimiento” que tanto disfruté en Avatar, lo hacen un libro muy acorde con mis intereses – eso sí, temo decepcionaros al deciros que no tiene tan buen desarrollo de personajes como Avatar.

Por mi parte, lo recomiendo. Aunque con las debidas advertencias sobre la troupe tan utilizada del grupo de adolescentes que se ven obligados a salvar el mundo y se van conociendo a sí mismos por el camino; y sobre la relación entre Zélie e Inan – que menudo desastre y menudo malgasto de páginas.

Tengo ganas del segundo y espero de todo corazón que la autora solucione algunos de los problemas que ha tenido el primero para darle un final apoteósico en el tercero.

View this post on Instagram

Español 🇪🇸 – English 🇬🇧 . . 🇪🇸 Creo (y espero) que me estoy poniendo mejor. Hoy toca tarde y noche con bae y mañana el día entero 💛 . No esperaba que los Reyes Magos me dejasen nada más, pero me esperaban aún día sorpresas (entre ellas "Renegados", que tendrá que caer en mi tbr, ahora que lo tengo en papel) 🤭 . ¿Cómo se han portado con vosotros? . . 🇬🇧 I think (and hope) that I'm getting better. I'm going to spend today's afternoon and tomorrow with bae 💛 . I wasn't expecting the three wise men to bring me anything else, but new surprises were waiting for me (among them "Renegades", which is entering my tbr) 🤭 . Have the three wise men brought you something? . . #bookstagramespañol #bookstagram #bookstagramespaña #book #hijosdesangreyhueso #childrenofbloodandbone #tomiadeyemi #renegados #renegades #marissameyer

A post shared by McFly (@drmcflybooks) on