Fantasía·Libros

Circe – Madeline Miller

CirceLo cierto es que yo nunca había leído nada de Madeline Miller y este es el primer libro suyo que ha caído en mis manos, pero sé que tiene otro titulado La canción de Aquiles que también tuvo mucha fama en su momento y que, dado lo mucho que me ha gustado Circe, acabaré leyendo también.

Leí la edición en castellano de Alianza de Novelas que podéis encontrar aquí. En esta misma página podéis leer las primeras páginas y fue precisamente eso lo que me enganchó y me animó a comprarme el libro.

Para ser completamente sincera, era muy probable ya desde el principio que este libro me gustase, pues siempre he sido muy aficionada a la mitología clásica. Desde pequeña me he interesado por leer los grandes mitos – griegos, en su mayoría – y no era la primera vez que me encontraba con Circe – en su momento leí fragmentos extensos de la Odisea, entre otras cosas.

Sin embargo, la Circe de Madeline Miller no es la Circe de Homero o de la mitología clásica. La Circe de Madeline Miller es una diosa que casi más parece una mujer, con dudas existenciales y problemas derivados de la supremacía de los hombres en su mundo y de los esquemas de poder en los que se ve encasillada desde la infancia.

Ella misma describe como desde pequeña le hubiese gustado romper cosas y gritar en los salones de su padre y, sin embargo, ya desde entonces conoce y reconoce que su lugar no es el de la violencia y el poder, sino el de la sumisión y el silencio. En parte eso es lo que hace tan interesante su primer atentado contra la autoridad: el momento en que le da de beber a un Prometeo afustigado y encadenado.

También esta sumisión obligada es la que provoca la naturaleza complicada de sus primeros pinitos en el mundo de la magia y su incapacidad para reconocer del todo las emociones de aquellos con los que convive, casi tanto como la que adolece para comprenderse a sí misma.

Por tanto, este libro no es uno de esos libros de aventuras al estilo de la propia Odisea que engendró a la bruja de Eea. Es un libro de descubrimiento personal, de historias biográficas con las que damos pequeños pasos a través de la vida de Circe. Una explicación para sus mayores pecados y para sus principales éxitos. Pero, sobretodo, la historia íntima y complicada de una mujer que descubre su propio poder y decide hacerse dueña de sí misma antes de permitir que otros continúen compartiendo su vida.

El libro tiene momentos duros y difíciles y está plagado de traiciones y dobles sentidos que te ponen en la piel de Circe. Es este, además, un personaje gris que no se presenta como una especie de santa, sino como la protagonista de una existencia de claroscuros marcada por las guías de otros en la que es necesario romper con todo para poder construir de nuevo.

Y quiero que conste que se trata de una de las descripciones sobre las emociones femeninas y la maternidad más desgarradoras y me atrevería a decir que realistas – dentro de la nula experiencia que tengo al no ser madre – que he leído hasta el momento. Probablemente influenciada por las propias vivencias de la autora.

Un libro escrito por una mujer y sobre una mujer al que le he puesto un 4,5/5 y que no tiene un 5 completo porque en algunos momentos se puede hacer un poco lento. Sin embargo, superados éstos, es una delicia de lectura.

Con ganas ya de ponerme en algún momento con La canción de Aquiles no puedo más que recomendaros Circe.

Anuncios
Fantasía·Libros

Calamity – Brandon Sanderson

CalamityEl final de la trilogía The Reckoners cumple perfectamente con los anteriores dos libros y, de hecho, podría decir que Calamity me gustó incluso más. No puedo extenderme demasiado con respecto a la trama porque podría contener spoilers, pero sí que puedo afirmar aquí y ahora que cierra muchos cabos – todos los que puede cerrar, pues hay algunos elementos que tenemos que dar por presupuestos para creernos el mundo de superhéroes que plantea – al tiempo que hace referencias a personajes clásicos del mundo de los cómics y a realidades alternativas.

Ahí es nada.

David evoluciona considerablemente como personaje, en especial si tenemos en cuenta el primer libro y las motivaciones que maneja en él. En parte esto tiene mucho que ver con la relación que mantiene con Megan – si estás leyendo esta entrada, asumo que has leído los anteriores dos libros -, pero también con sus encuentros con épicos y con cómo se desarrolla su propia vida y la de aquellos que tiene cerca y aprecia.

Megan es el otro personaje cuya evolución más me ha gustado, entre otras cosas por cómo se enfrenta a sus miedos y sus dudas y lucha constantemente por salir adelante en una situación que le viene mal dada desde el comienzo. Y aunque la relación con David le ofrece un apoyo que necesitaba, en ningún momento se convierte en la chica florero dependiente que podría haber sido. Es un personaje por derecho propio, con dudas, inseguridades y decisiones.

Si que es verdad que en ocasiones parece que todos los personajes que acompañan a David están ahí para cumplir su voluntad y ejecutar los planes necesarios para desarrollar la trama. Pero también es cierto que en esta entrega David es el líder de la célula reckoner y es un poco lo que se espera de él.

Como detalle que yo considero importante señalar, me gusta mucho lo que Sanderson hace con la relación entre Megan y Mizzy. Porque, si has leído el segundo libro, sabrás que la segunda le guardaba un rencor acérrimo a la primera por la muerte de su mentor, Sam. Ahora bien, aunque al comienzo del libro esto se mantiene en parte, llega un momento de la trama en que aprenden a conciliar sus diferencias sin la necesidad de que David haga de mediador. Es más, Abraham le prohíbe explícitamente hacer de mediador porque ellas “ya son mujeres adultas”. Y chapó por esto, la verdad.

En cuanto a los épicos, al fin se explica un poco qué ha pasado. Y digo un poco porque, como bien dije al comienzo de la entrada, hay ciertas cosas que tenemos que presuponer para tragarnos todo este mundo con superhéroes. Pero por lo menos comprendemos por qué pasó lo que pasó y el hecho de que existen realidades paralelas y cosas. Cosas porque si digo qué cosas, es spoiler.

Por tanto, en resumidas cuentas, este libro es un digno sucesor de los antriores y un buen cierre para la trilogía. Yo le puse una nota de 4/5 porque lo disfruté y porque, en el fondo, las notas en el mundo de la literatura de entretenimiento siempre tienden a ser subjetivas.

Como reflexión, me gustaría añadir que la sensación que Sanderson describe para los épicos cuando se convierten es algo que creo que nos ha pasado a todos alguna vez. Y que la descripción del miedo y el modo en que este magnifica nuestra sensibilidad al entorno es muy fácil de ver en estos personajes al estar tan exagerado, pero son cuestiones comunes y propias de la civilización actual. La tensión, la ansiedad y la desesperación no son buenos acompañantes para la vida en sociedad.

En conclusión: un libro muy recomendado si te han gustado los anteriores y un buen punto y final para una trilogía muy asequible.