Fantasía·Libros

King of Scars – Leigh Bardugo

king of scars. jpg.jpgAntes de comenzar esta entrada me gustaría dejar dos cosas claras. En primer lugar, y hasta donde yo sé, este libro todavía no está disponible en español. En su día yo lo pedí por adelantado en bookdepository – lo pedí en octubre y salió y me fue enviado a finales de enero, comienzos de febrero – y lo he leído en inglés original. Esto puede ser un problema para ciertas personas y considero importante dejarlo en claro. Quiero pensar que en algún momento lo traducirán, editarán y publicarán en castellano – ¿quizá la editorial Hidra, que se ha encargado de los demás libros del universo Grisha? – de modo que los lectores limitados por el idioma puedan hacerse con él.

En segundo lugar, dejar claro que soy una fan declarada del universo Grisha y de Leigh Bardugo desde que empecé la trilogía original – de hecho, desde que empecé Sombra y hueso -, de modo que no soy para nada imparcial en lo que tenga que decir sobre este libro. Pese a ello, en mi más humilde opinión, considero que ningún lector es realmente imparcial en sus comentarios sobre un libro, pues cada obra transmite cosas distintas en diversas formas, y unas resuenan con unos lectores, otras con otro y algunas con todos.

Dicho todo lo anterior, me gustaría empezar diciendo que los primeros capítulos se me hicieron un poco lentos, pero creo que es algo normal cuando la autora se ve obligada a presentar la situación actual de personajes que, de facto, sus lectores ya conocen. De modo que no te encuentras con un personaje nuevo al que verle las distintas formas, sino con alguien a quien ya aprecias – o no – en un enclave y bajo unas condiciones distitnas.

También me ha influído el hecho de que esperaba que el final de la trilogía original fuese el porvenir y que el final de la duología de Seis de Cuervos me destrozó un poquito el alma por ciertas pérdidas acaecidas. Las cosas empiezan ya bastante feas en King of Scars y hay mucho juego político y mucha colocación de las piezas sobre el tablero en los primeros capítulos.

Sin embargo, no tarda mucho en acelerarse.

Al contrario de lo que pasaba con la trilogía original, este libro va variando de narrador al estilo de la duología de Seis de Cuervos, aunque el abanico de personajes es más reducido. Y la historia nos devuelve, tras el desvío por Ketterdam de la duología, a Ravka, así como nos lleva un poco más hacia el interior de Fjerda.

Todo esto lleva un tiempo componerlo y mostrárselo al lector, de ahí el ritmo “pausado” del comienzo. Pero Bardugo no decepciona, y pronto las cosas se van poniendo turbias. Y cuando digo turbias, me refiero muy fuertemente a ello.

El libro cuenta con un elenco de personajes a los que ya queríamos, unos cuantos personajes nuevos que tienen carisma propio – con algunos secundarios necesarios pero olvidables -, muchas referencias a la vida pasada de nuestros protagonistas – y con ello, autoreferenciales a lo anteriormente escrito por Bardugo – y descubrimientos inquietantes sobre el lore de este universo Grisha tan impresionante y elaborado.

Dejadme deciros que King of Scars es un libro de intrigas palaciegas, problemas nacionales, espías, enfrentamientos, injusticias sociales y un montón de historia mitológica y divina. Lo tiene todo.

Así que, si os gustó la trilogía original, y más aún si disfrutásteis de Seis de Cuervos, este libro es para vosotros. No decepciona. O, al menos, a mi no me decepcionó. Si no habéis leído nada de lo anterior os suplico que no leáis aún este libro, porque aunque la trilogía original y la duología de Seis de Cuervos son mayoritariamente independientes, este título bebe demasiado de ambos para leerlo por sí mismo.

Y me despido con la esperanza de que Bardugo no tarde demasiado en publicar el segundo libro y guardándome con mucho esfuerzo todos los spoilers para mi misma, porque de verdad tengo muchas ganas de hablar sobre King of Scars con vosotros.

Anuncios