Fantasía·Libros

Tu nombre después de la lluvia – Victoria Álvarez

nombredespuesdelalluviaLeer “Tu nombre después de la lluvia” de Victoria Álvarez fue mi intento personal de salirme de mi prototipo de lectura y dejarme llevar por algo un poco más gótico, por decirlo de algún modo.

En parte me decidí a leer este libro porque me llamaba la atención leer a una autora española escribiendo en mi idioma materno. Además, es el primer libro de una trilogía titulada “Dreaming Spires” que sucede antes de los libros que se encuentra publicando actualmente, cuya protagonista es Helena Lennox – esto tiene un poco de spoiler en sí mismo, pero dejemos eso de lado.

He de decir que es muy agradable leer a una autora en el idioma en que originalmente escribió el libro. No digo para nada que las traducciones que se hacen al castellano sean malas; al contrario, suelen ser increíblemente buenas. Pero lo cierto es que tiene un ritmo diferente al leerlo en el idioma en que fue concebido. Y con el español se nota mucho.

Dicho lo cual, he de decir que hay un par de detalles que me decepcionaron un poco del libro pero que en general lo disfruté. Lo disfruté por el ambiente del periodo victoriano británico y por la localización en irlanda, así como por las descripciones tan románticas y góticas que hace la autora. Tiene un estilo que pega mucho con el contexto y la actitud de sus personajes.

También disfruté de la personalidad de los protagonistas, pero en la creación de personajes es donde veo uno de los problemas: siento que algunos de ellos, en especial las mujeres, se quedan un poco limitados y algo planos. Introduce al comienzo del libro a un personaje femenino muy intersante y versátil – Verónica – de quien después apenas sabemos nada. Y los dos personajes femeninos que resultan tener más peso en la obra al final son como las versiones contrapuestas de un baremo propio del XIX – el “ángel puro” frente a la “femme fatale”.

Quiero pensar que con los siguientes libros de la trilogía esto cambiará un poco – veremos más a Verónica o los personajes femeninos irán por otros derroteros. En parte esto se puede entrever ya en el hecho de que la supuesta “femme fatale” demuestra tener corazón en cierto momento. Y la chica dulce yo creo que tiene un lado más oscuro y complicado.

Pero no sé a dónde nos llevará Victoria Álvarez y he de decir que espero que mejore en esos aspectos porque el estilo de escritura y las premisas me gustaron. El otro defecto que puede tener es que muchos de los giros narrativos me los vi venir, pero esto es algo que puedo pasar por alto si los personajes me gustan mucho. O si la historia conecta conmigo a un nivel emocional.

Dicho todo lo anterior, diría que recomiendo este libro a quien disfrute de la ambientación gótica y los relatos cargados de buenos clichés de época, así como quien busque una lectura relativamente ligera. Pero, por ejemplo, una de mis mejores amigas, fan absoluta de los clásicos literarios del XIX, no le ha dado una buena nota y tiene muchas reticencias. Procedan con cuidado.

persefonenombre.jpg

Anuncios
Ciencia Ficción·Libros

Barrayar – Lois McMaster Bujold

Barrayar 2No sé si esto es algo que dije ya en la entrada dedicada a “Fragmentos de Honor” – que es el primer libro de esta saga Vorkosigan -, pero me he vuelto loca y me estoy comprando la colección entera. Por el momento sólo tengo los cinco primeros, pero tiempo al tiempo. Además, las nuevas ediciones no ayudan a mi autocontrol.

En esta ocasión me he decidido a leerme “Barrayar”, siguiendo el orden cronológico de los libros, no el de publicación. He de decir que me salté un libro en este orden cronológico, pues empecé por “Fragmentos de honor” y no por “En caída libre”, pero esto me ha pasado básicamente porque las ediciones de De Bolsillo siguen ese orden – recomendado por la propia autora, al parecer.

Lois McMaster no me ha decepcionado en absoluto con “Barrayar”. Mucha gente decía que este libro era mejor que el primero y creo que puedo entender por qué y compartir la opinión. Aunque me costó un poco más que me enganchase, la trama y los problemas tratados en este libro son más complejos que en el primero.

En cuanto al género, continuamos con la ciencia ficción al estilo space opera, sin grandilocuentes explicaciones científicas, pero sí algunas adaptadas al universovéase, Cordelia sabe más de ciencia que el resto de los personajes porque es betana y tiene que explicar cosas.

Por otro lado, en esta ocasión hay mucho menos conflicto interplanetario y mucho más juego de intrigas palaciegas, que culmina en cierta situación que se resuelve de un modo más costumbrista del que uno podría esperar, aunque incluya una increíble misión suicida que no os podéis perder.

Los personajes evolucionan en este libro, en especial la propia Cordelia, que se encuentra en un planeta extraño, con unas costumbres complejas y un nivel de demanda social muy elevado a causa del puesto de relevancia política de su marido. También se enfrenta a un embarazo como madre primeriza y bajo unas condiciones con las que no contabaen Colonia Beta no hubiese optado por un embarazo “natural”, según sus propias palabras.

En general, hay momentos más lentos de la trama y momentos en que se acelera de manera vertiginosa, en especial al final. También hay muchas reflexiones complejas que plantea Cordelia y conflictos morales con los que cualquier podría identificarse: el poder de la maternidad, el valor de la vida o la responsabilidad del poder.

Como curiosidad, he podido apreciar que McMaster prefiere un tratamiento particular cuando sus personajes se encuentran en conflictos. Se separa de la batalla y el conflicto directo para hablar sobre la experiencia de la gente común o de aquellos que no pueden ir al frente. Eso le aporta a la novela un tinte especial: el de la crítica al conflicto militar y el del reflejo de sus consecuencias.

Por todo ello, “Barrayar” es una novela más compleja que “Fragmentos de honor”. Más cargada de reflexiones personales, crítica y desarrollo de personajes. Y es probable que sea esto precisamente lo que la ha convertido en una de las favoritas de los seguidores de la saga Vorkosigan. Quiero pensar que también ha influído el epílogo donde se nos presenta a Miles, con quien continuaremos el viaje. Es tan adorable que me han entrado ganas de ponerme ya con el tercer libro.

La recomiendo al cien por cien, especialmente si ya os gustó “Fragmentos de honor” y queréis saber más sobre el universo que McMaster ha hilado. Si os decidís a darle sólo un par de oportunidades a esta saga, no dejéis pasar “Barrayar”, porque merece la pena.

P.D.: aunque todavía no puedo leerlo porque podría comerme algún spoiler, quiero señalar aquí que la saga Vorkosigan cuenta con su propia guía de pronunciación, a disposición de los lectores en la página de la autora. Si eso no os parece guay, no sé qué os parece guay en esta vida.

barrayar.jpg

Ciencia Ficción·Libros

Fahrenheit 451 – Ray Bradbury

Por aFahrenheit 451lgún motivo que aún desconozco, este libro ha estado en mi lista de pendientes durante años. Fue una recomendación temprana en mis primeros años de universidad y un clásico de la ciencia ficción en general, esencialmente como una de las distopías más conocidas junto a 1984 o Un mundo feliz.

Al fin, tras todo este tiempo, me lancé a la piscina de Fahrenheit 451. Y he de admitir que el comienzo fue complicado para mi. Supongo que, en un paralelo a lo que sucede en la historia, el comienzo es rápido, enrevesado y un poco confuso. Como mirar un montón de luces en movimiento, pero siendo dichas luces palabras dispuestas en diálogos que no parecen tener todo el sentido que deberían (no pretendo asustaros, no llega al nivel de El ruido y la furia).

Sin embargo, no tarda mucho en ir cobrando sentido. Y cuanto más sentido tienen los diálogos y la historia en general, más incómoda se va volviendo. Porque lo cierto es que Fahrenheit 451 tiene muchos elementos que nos pueden recordar a la actualidad y que nos pueden llevar a sentirnos incómodos con lo que vemos, casi como el reflejo en la pantalla de una televisión (ya sabéis, esa metáfora en al que se fundamentaba Black Mirror antes de ser famoso).

Ray Bradbury abarca temas muy complicados, como el existencialismo, las motivaciones vitales o el modo en que tendemos a buscar la felicidad a cualquier precio, llegando hasta el punto de la ignorancia y la caída en la más absoluta desesperación individual. Se nos presenta un mundo donde es más fácil ignorarlo todo y “ser feliz”, cayendo en cualquier clase de vicio consumista despreciable con tal de no mirar en el profundo pozo vacío al que nos condena la individualidad extrema.

Por ello, presenta el potente mensaje de la desconexión con la experiencia pasada de la humanidad, con las emociones que ya han vivido otros y que nosotros también experimentamos, bien por cuenta propia, bien leyendo sus palabras. “Es mejor quemarlo todo y comenzar de nuevo. Purificar las consecuencias” (no es una cita literal, pero vendría a ser el mensaje que transmite Beatty).

De este modo, Fahrenheit 451 es una oda al peligro que supone desconectar de todo y dejarse llevar por un mundo que falsifica esa conexión a través de relaciones superficiales, carentes de cualquier emoción profunda y basadas, en teoría, en los principios del placer, el entretenimiento y la felicidad.

No es sólo una desconexión individual respecto a todas las demás personas, donde se anulan las conversaciones en persona o con algún significado, sino la desconexión interior (ignorando el dolor propio, la insatisfacción, el miedo o las consecuencias de nuestros actos), así como una desconexión histórica con la humanidad en general.

Y esa desconexión histórica es la que representa la quema de libros que guía toda la novela. Quemando la representación física de la herencia filosófica, cultural o moral de nuestros antepasados, los protagonistas sienten que se liberan de esa pesada cadena y pueden vivir sin consecuencias. Pero junto a esos libros, arde la sensación de pertenencia, la sensación de ser comprendido, la sensación de empatía.

Así, la quema de libros no sólo resuena en la desaparición de la conexión histórica, sino que destruye la interior y la que se produce entre los seres humanos. Todo ello sin pretender convertir los libros en una suerte de santo grial de la humanidad, sino en el vehículo que permite conectar el contenido, tanto de esas obras, como el de los seres humanos que las han escrito.

Ese es el motivo por el que creo que el final es como es. Lo importante es recordar, no tanto la forma en que se produzca. Aunque sólo sean retazos y haya que reconstruir, la experiencia pasada, pasada por el filtro de la experiencia actual, permitirá construir una base cada vez más amplia y estable para el futuro de la humanidad.

La distopía de Ray Bradbury no es tanto la quema de libros como la desaparición de la humanidad cuando se le arrebata su cultura. Cuando se le arrebata el conocimiento de su experiencia como especie.

Y, maldita sea, está demasiado bien escrito y demasiado bien planteado como para no leerlo.

Ciencia Ficción·Libros

Fragmentos de honor – Lois McMaster Bujold

Fragmentos de honorNo lo voy a negar: lo primero que me llamó la atención de este libro fue la nueva edición que de él ha hecho la editorial De Bolsillo. Cuando lo cogí de la estantería en la tienda descubrí, además, que la autora era una mujer. Y eso es algo que me encanta cuando se trata de ciencia ficción.

En este caso la lectura fue en castellano, con una traducción llevada a cabo por Rafael Marín Trechera. Y, si bien es cierto que no he leído el original en inglés, considero que es una traducción cuidada.

Por lo general, no tiendo a leer space opera. No tengo ninguna excusa concreta, la verdad. Simplemente hasta ahora ningún libro de ese tipo me había llamado la atención. Pero, entre que ya me lo había comprado en un arrebato de iniciativa sin criterio, y que Maria T. de In the Never Never le dio una buena nota en goodreads, me animé a leerlo sin dejar margen a otras lecturas anteriores.

Creo que no os hacéis una idea de lo mucho que me alegro de haber cogido este libro. La verdad es que estaba pasando uno de esos momentos en los que no lees nada porque parece que todas las opciones que te habías propuesto ya no te parecen tan interesantes y lo vas dejando y dejando. Hasta que parece que ya no quieres leer nada más. Sé que eso tiene un nombre en el mundillo de la gente lectora pero, siendo sincera, desconozco que nombre es.

Dicho todo esto, hablemos del libro, que para eso estamos aquí. No me atrevería a decir que es una obra maestra de la ciencia ficción – tengo entendido que algunos de los siguientes libros de la saga sí podrían ser considerados de este modo – pero sí puedo decir que es uno de los libros de ciencia ficción que más me ha enganchado desde Escuadrón, de Brandon Sanderson.

Supongo que una de las cosas que más me han gustado es el modo en que la autora, Lois McMaster, se centra en el desarrollo de personajes. Esto tiene lo que otros pueden considerar una contrapartida: no hay una gran cantidad de acción. Las batallas espaciales son relativamente escuetas o las vivimos a través de personajes que, de facto, no están luchando. Personalmente no me importa, pues no buscaba una historia de conflicto, sino una de personajes en un mundo diferente al mío.

Lois plantea cuestiones interesantes sobre la vida, la muerte, la reproducción o el honor a través de dos personajes que tienen uno de los romances más particulares que he leído en mucho tiempo. Leí varios comentarios que decían que era forzado, aunque yo creo que simplemente es atípico. Dos personas adultas que han pasado una vida amorosa difícil y se encuentran, teniendo ambos las características que el otro busca en el compañero más adecuado para el resto de su vida. En realidad, el romance me gustó mucho.

Porque, no nos engañemos, esto es una historia de amor en un contexto de guerra espacial. No a la inversa. La historia nos habla de Cordelia y de Aral, de como se crea el vínculo entre ellos y de los obstáculos que han de superar para poder estar juntos. Y no puedo negar que esta historia de amor me gustó. Tiene sus claroscuros, como pasa en muchas ocasiones, y ciertas cosas que se nota que son propias de la época en que la historia está escrita – en los años ochenta hay conceptos del feminismo actual que no estaban desarrollados ni se veían extraños.

Pero, en líneas generales, me gustó mucho el libro. Me gusta el universo que McMaster crea en torno a su pareja protagonista y muchos secundarios me parecieron entrañables. El epílogo es directamente maravilloso – por lo que implica – y el hecho de que la pareja no anteponga su historia de amor a todo lo que hay en sus vidas individuales es un punto a favor que no puedo negar.

Con todo ello, recomiendo Fragmentos de honor. Aunque he de advertir a cualquier posible lector de que hay escenas de violación/tortura que pueden disgustar a quienes tengan un problema con este tipo de temas. Pero si no son un problema, el  libro es entretenido, rápido de leer e interesante.

Además las nuevas ediciones son preciosas – a mi parecer, estos estilos minimalistas con diferentes colores son algo de muy buen gusto. Tendremos más de la saga Vorkosigan en este blog porque no me pude resistir y ya me he comprado hasta el número cinco – espero que Miles me caiga tan bien como sus padres.

Animáos a darle una oportunidad. Y, si no os fiáis de mi criterio, visitad el blog de Maria T. y encontraréis una segunda opinión.

Cambio y corto.

Fantasía·Libros

Nuncanoche – Jay Kristoff

nuncanocheMe costó mucho decidirme a coger este libro. Lo vi muchas veces en la librería a la que suelo ir y siempre lo cogía, leía la sinopsis en la contraportada, y volvía a dejarlo. La premisa de una suerte de “escuela de asesinos” no me llamaba en absoluto. Puede que porque sentía que era una idea que podía acabar muy mal. Con muchas narraciones para adolescentes con ganas de violencia gratuita y sin verdadera profundidad.

Sin embargo, por cosas del destino, una copia digital de este libro acabó en mi Kindle justo antes de tener que hacer un viaje largo en autobús y me dije a mi misma que era entonces o nunca. Empecé Nuncanoche sin demasiadas esperanzas, pero con mucho tiempo por delante.

Al principio me costó cogerle el ritmo y el gusto. La narración está llena de metáforas y comparaciones que pueden resultar agotadoras si vienes de otro estilo de libro o si no es precisamente lo que más te gusta leer. También es un comienzo un poco confuso, muy en la línea del resto de la obra, que va construyendo un universo muy rico a base de destapar misterio tras misterio.

Pero hacia la mitad de Nuncanoche, ya estaba enganchada. No sé si fue Mia Corvere y su personalidad – aunque hubiese momentos en que tenía muchas ganas de ahogarla – o si fue el mundo creado por Kristoff, increíblemente rico y detallado, con una estética que me resultó interesante desde el comienzo – una suerte de renacimiento italiano mezclado con el antiguo mundo romano y costumbres de la europa medieval más oscura. Pero, fuera lo que fuese, me leí las seiscientas páginas.

Si te decides por darle una oportunidad, es importante que sepas que es un libro explícito. No lo he categorizado como fantasía para jóvenes adultos precisamente por eso. No se corta a la hora de hablar de sangre, violencia o sexo. Asumo que los lectores adolescentes podrían abordarlo sin escandalizarse demasiado – vivimos en pleno siglo XXI y en casi todas partes hay acceso a internet, incluyendo sus horrores – pero es algo que hay que dejar claro.

La trama, por otro lado, sí tiene elementos propios de la fantasía para jóvenes adultos, pero este hecho no le resta valor al libro, al menos no desde mi punto de vista. Y, como detalle, el romance no es el típico de dicho género, lo cual agradecí enormemente.

Por todo ello, me atrevería a recomendar este libro a las personas que disfrutan de la fantasía de corte más oscuro, protagonizada por asesinos y que gira en torno a la idea de la venganzasé que suena a Assassin’s Creed 2, pero no lo es.

Nuncanoche es el primer libro de una trilogía: las crónicas de la Nuncanoche. Ya ha sido publicado, y en español, el segundo libro, Tumba de Dioses, que ya tengo en mi lista de pendientes. Será este año, en torno al otoño, cuando Kristoff terminará la historia de Mia con el tercer libro: Darkdawn – que a saber cuándo estará disponible en castellano.

Dale una oportunidad a Mia Corvere y a su mundo. Y luego ya me cuentas qué te ha parecido.

Fantasía·Libros

Uprooted – Naomi Novik

UprootedEn primer lugar, como siempre, aclarar que este libro lo leí en inglés. Entre otras cosas porque la portada de Del Rey era demasiado preciosa para ignorarla, siendo además un paperback – soy una fan declarada de las portadas blandas frente a la tapa dura, quedáis avisados.

Uprooted de Naomi Novik es la historia de la joven Agnieszka en un mundo de fantasía mucho más oscuro de lo que me esperaba cuando decidí leerlo. Tiene un estilo muy como de cuento de hadas tradicional, pero con una vuelta de tuerca hacia el público adulto – jóvenes adultos, en concreto. Supongo que podría decirse que se parece a los cuentos clásicos – antes del lavado de cara contemporáneo.

A la autora ya la conocía, aunque nunca había leído nada suyo. Escribió unos cuantos libros de fantasía clásica con dragones que uno de mis mejores amigos había leído en su momento y sabía que era una buena escritora. Pero la verdad es que a mi los libros de fantasía tradicional con dragones no me llaman demasiado, así que me lancé a la piscina con Uprooted, confiando en el criterio ageno en cuanto a calidad de la escritura.

Y no me equivoqué. Si bien es cierto que el principio se me hizo un poco cuesta arriba – tanto porque el inglés que usa es más complejo que al que estoy acostumbrada como porque es una escritora más descriptiva que la media por la que suelo decantarme – enseguida me enganchó la idea y el desarrollo del mundo y de la vida de Agnieszka.

El uso del bosque como elemento oscuro y “amenaza” me pareció magistral, muy en la línea de las antiguas historias de fantasía transmitidas en la oralidad, donde se disuadía a la gente de “lo salvaje” alegando los peligros que podía contener.

La atmósfera que crea con la existencia de dicho bosque y el tipo de magia que manejan los protagonistas está increíblemente bien hilada. Destila ese aroma de los relatos orales que se extendían por todo Europa en torno al periodo medieval. Y también tiene detalles que recuerdan al mundo eslavo, lo que me hizo recordar a The Bear and the Nightingale, aunque las historias sean muy distintas.

Por todo ello, me gustó mucho Uprooted. No esperaba disfrutar tanto de un libro de fantasía más típica, pero me sorprendió en muchos sentidos. Incluso acabé cogiéndole cariño a la protagonista, pese a tenerle un poco de tirria al comienzo de la historia.

Así que, si te gusta el estilo de la fantasía con magia blanda y llena de referencias a una entidad indefinida pero oscura y con conciencia, Uprooted es para ti. La narrativa puede resultar compleja en un inicio, pero os aseguro que, conforme avanza, merece la pena por completo.

Fantasía·Libros

King of Scars – Leigh Bardugo

king of scars. jpg.jpgAntes de comenzar esta entrada me gustaría dejar dos cosas claras. En primer lugar, y hasta donde yo sé, este libro todavía no está disponible en español. En su día yo lo pedí por adelantado en bookdepository – lo pedí en octubre y salió y me fue enviado a finales de enero, comienzos de febrero – y lo he leído en inglés original. Esto puede ser un problema para ciertas personas y considero importante dejarlo en claro. Quiero pensar que en algún momento lo traducirán, editarán y publicarán en castellano – ¿quizá la editorial Hidra, que se ha encargado de los demás libros del universo Grisha? – de modo que los lectores limitados por el idioma puedan hacerse con él.

En segundo lugar, dejar claro que soy una fan declarada del universo Grisha y de Leigh Bardugo desde que empecé la trilogía original – de hecho, desde que empecé Sombra y hueso -, de modo que no soy para nada imparcial en lo que tenga que decir sobre este libro. Pese a ello, en mi más humilde opinión, considero que ningún lector es realmente imparcial en sus comentarios sobre un libro, pues cada obra transmite cosas distintas en diversas formas, y unas resuenan con unos lectores, otras con otro y algunas con todos.

Dicho todo lo anterior, me gustaría empezar diciendo que los primeros capítulos se me hicieron un poco lentos, pero creo que es algo normal cuando la autora se ve obligada a presentar la situación actual de personajes que, de facto, sus lectores ya conocen. De modo que no te encuentras con un personaje nuevo al que verle las distintas formas, sino con alguien a quien ya aprecias – o no – en un enclave y bajo unas condiciones distitnas.

También me ha influído el hecho de que esperaba que el final de la trilogía original fuese el porvenir y que el final de la duología de Seis de Cuervos me destrozó un poquito el alma por ciertas pérdidas acaecidas. Las cosas empiezan ya bastante feas en King of Scars y hay mucho juego político y mucha colocación de las piezas sobre el tablero en los primeros capítulos.

Sin embargo, no tarda mucho en acelerarse.

Al contrario de lo que pasaba con la trilogía original, este libro va variando de narrador al estilo de la duología de Seis de Cuervos, aunque el abanico de personajes es más reducido. Y la historia nos devuelve, tras el desvío por Ketterdam de la duología, a Ravka, así como nos lleva un poco más hacia el interior de Fjerda.

Todo esto lleva un tiempo componerlo y mostrárselo al lector, de ahí el ritmo “pausado” del comienzo. Pero Bardugo no decepciona, y pronto las cosas se van poniendo turbias. Y cuando digo turbias, me refiero muy fuertemente a ello.

El libro cuenta con un elenco de personajes a los que ya queríamos, unos cuantos personajes nuevos que tienen carisma propio – con algunos secundarios necesarios pero olvidables -, muchas referencias a la vida pasada de nuestros protagonistas – y con ello, autoreferenciales a lo anteriormente escrito por Bardugo – y descubrimientos inquietantes sobre el lore de este universo Grisha tan impresionante y elaborado.

Dejadme deciros que King of Scars es un libro de intrigas palaciegas, problemas nacionales, espías, enfrentamientos, injusticias sociales y un montón de historia mitológica y divina. Lo tiene todo.

Así que, si os gustó la trilogía original, y más aún si disfrutásteis de Seis de Cuervos, este libro es para vosotros. No decepciona. O, al menos, a mi no me decepcionó. Si no habéis leído nada de lo anterior os suplico que no leáis aún este libro, porque aunque la trilogía original y la duología de Seis de Cuervos son mayoritariamente independientes, este título bebe demasiado de ambos para leerlo por sí mismo.

Y me despido con la esperanza de que Bardugo no tarde demasiado en publicar el segundo libro y guardándome con mucho esfuerzo todos los spoilers para mi misma, porque de verdad tengo muchas ganas de hablar sobre King of Scars con vosotros.