Ciencia Ficción·Libros

Relatos verídicos – Luciano de Samósata

Luciano de Samósata fue un escritor sirio, que desarrolló su carrera como tal en el periodo del Imperio Romano, concretamente durante el mandato de Marco Aurelio. Ahora bien, su obra está esencialmente escrita en griego, puesto que, como lengua materna tuvo el asirio y tomó el griego como segunda lengua, no así el latín.

Ahora bien, lo más llamativo de Luciano es el carácter satírico de sus obras. Y una de las más interesantes es Relatos Verídicos, que es corta pero trata un tema novedoso para su época: un viaje a la luna. Ese es el motivo por el que se la considera generalmente como la primera obra de ciencia ficción de la historia, pero no creo estar de acuerdo.

Me parece que así escaparé a la acusación de los otros, al reconocer yo mismo que no cuento nada verdadero. Escribo por tanto, de lo que ni vi ni comprobé ni supe por otros, y es más, acerca de lo que no existe en absoluto ni tiene fundamento par existir. Conque los que me lean no deben creerme en ningún modo.

Pero, aunque admita la “ficción”, Luciano no aporta nada de “ciencia” a su historia. Me resulta más lógico considerar esta pequeña obra como un relato fantástico y no como un relato de ciencia ficción. De hecho, el libro en el que yo misma la leí es una recopilación de obras de este autor hecha por Carlos García Gual y titulada Relatos Fantásticos. Nada más apropiado.

El motivo por el que se la considera como el primer relato de ciencia ficción de la historia es porque Luciano relata cómo llegó a la Luna, acompañado por cincuenta hombres, a causa de una tormenta que les atrapa navegando por el Océano Atlántico. Dicha extraña tormenta les eleva en el aire y les hace llegar hasta la Luna, donde reina Endimión, el mítico enamorado de Selene.

Es cierto que hace una descripción del lugar y de los supuestos habitantes, aunque es totalmente cómica y no tiene nada de científica. No se refiere en ningún momento a la orografía del terreno y la nave en la que alcanzan el satélite no está pensado para ello, sino que la motivación es meramente una tormenta claramente fantástica e imposible en la realidad.

Mi pretensión no es hacer una defensa a ultranza de la parte de “ciencia” en la categoría de ciencia ficción, pero sí remarcar que, en total ausencia de ella, el mero hecho de que uno de los destinos de su epopeya sea la luna no me hace considerar su obra como adecuada para esta categoría. Puede que fuera distinto si toda ella se desarrollase en un viaje por el espacio, por el hecho de que el marco sea, digamos, “astronómico”. Pero ni siquiera es así.

Una vez ha descrito, de forma totalmente fantasiosa, a los habitantes de la Luna, su barco regresa a la tierra y el resto de sus aventuras son claramente fantásticas, muy al estilo de las expresadas por Homero en la clásica epopeya de Ulises. Por tanto, el objetivo de Luciano al incluir la Luna en su obra no era tanto llamar la atención de sus contemporáneos en ella y el estudio astronómico o provocar curiosidad a través de sus fantasías, sino que es un recurso para convertir su historia en un relato aún más incierto, pues todos sabían que era imposible llegar al satélite de la Tierra, de modo que podía mofarse con mayor exactitud de los relatos de viajes de su época y de periodos anteriores.

Pese a todo, y aunque yo no categorizaría esta obra dentro de la ciencia ficción, sí que he de admitir que es entretenida de leer. De hecho, la calificaría incluso de divertida. Se hace muy amena, especialmente por la cantidad de mentiras y fantasías que Luciano es capaz de reproducir o por el modo que tiene de reírse de lo que otros autores habían dicho o hecho antes que él. Arremete contra casi cualquier hombre de renombre del periodo clásico.

Por tanto, aunque yo no la incluya entre las obras de ciencia ficción ni le otorgue el título de primera obra de ciencia ficción de la historia, sí que considero que es digna de ser leída en un momento ocioso. Puede que otras personas tengan otra opinión y sí que tengan la consideración de que la obra de Luciano merece ser considerada la primera obra de ciencia ficción de la historia, pero me gustaría que me lo argumentase adecuadamente después de leérsela.

Yo la leí en la antología de relatos previamente mencionada, que es la siguiente:

  • DE SAMÓSATA, Luciano: Relatos fantásticos; traducción por Carlos García Gual; Mondadori España, Madrid, 1991

203916

Pero también se puede leer online pinchando en este enlace.

Anuncios