Comics

Teen Titans: Raven – Kami García y Gabriel Picolo

Raven comicEn primer lugar quiero decir que sí, sé que es viernes. Pero la vida tiene imprevistos y uno de ellos fue que este comic me llegó ayer por la tarde, hacia las ocho. Dicho esto, debo añadir que lo he leído en inglés – entre otras cosas porque aún no se ha traducido al castellano.

Lo primero que me llamó al atención de este comic fue su ilustrador: Gabriel Picolo. Lo seguía hace tiempo en instagram – no es que dejase de seguirlo, es que dejé instagram – y siempre me pareció que su estilo era fantástico. Además, decidió hacer una serie personal sobre los Teen Titans, basándose en la serie de comienzos de los años 2000. Es una serie de la que tenía recuerdos difusos de infancia y que decidí volver a ver como adulta, resultando todo ello en un amor incondicional por los personajes.

Mis dos personajes favoritos eran – y son – Raven y Beast Boy, de modo que era de esperar que me comprase este comic nada más saliese a la venta. Si estáis interesados en comprar Teen Titans: Raven, podéis hacerlo a través de Bookdepository – no es que me paguen ni nada, es que fue donde lo compré yo y sé que es una página de fiar.

Quiero dejar claro que no conocía a la guionista/escritora, Kami García, y que tampoco he leído nada que haya escrito con anterioridad. Y la verdad es que no me ha decepcionado, pero la historia no ha sido nada del otro mundo. Es básicamente la típica situación de “chica adolescente tiene problemas porque tiene poderes chungos y encima está amnésica”. Sin embargo, algunos de sus personajes, como Max, están muy bien desarrollados y toca temáticas LGTB sin hacer un excesivo e incómodo hincapié en ellas.

Eso sí, la historia, pese a no ser innovadora, es entretenida. Se trata de uno de eso comics para pasar un buen rato, sin pretensiones pero agradables. Y tengo que admitir que el asunto de introducir el voodoo en el universo de Raven es un detalle fantástico que me gustó mucho. También los numerosos comentarios a las reivindicaciones feministas o al empoderamiento femenino.

Por otro lado, tenemos las ilustraciones de Gabriel Picolo. Y aquí sé que no soy imparcial, porque son el motivo por el que me compré el comic en primer lugar. Me encanta su diseño de Raven, con un montón de pequeños detalles como la mochila con la luna – al estilo Sailor Moon – o los conjuntos de chica gótica alternativa, unidos a una especie de degradado entre violeta y negro para el pelo. Me encantaba cuando sólo hacía ilustraciones individuales en instagram y me encanta ahora. Y el resto de personajes han disfrutado del mismo trato especial, contando con detalles que los hacen diferentes entre sí. En especial Max, como era de esperar.

Como detalle que me ha llamado al atención, la forma de colorear las páginas tiende hacia los tonos grises, a excepción de la propia Raven, que suele presentar tonos más intensos en el violeta de su pelo o en detalles de la indumentaria. Esto hace que te fijes inevitablemente en ella y, al mismo tiempo, da una cohesión muy buena a todas las páginas, jugando con los tonos que suelen representar a este personaje.

En las pocas páginas de preview del comic de Beast Boy – me emociona que sea el siguiente y que también vaya a trabajar en él Picolo – se nota el cambio en la forma de dar color a las páginas, con tonos más intensos y tendencia hacia los verdes. Quiero aplaudir esta decisión, porque representa muy bien a cada uno de los personajes y la percepción de sus ambientes.

Por todo lo anterior, me atrevería a recomendar este comic a quien quiera pasar un buen rato y ya esté enamorado de estos personajes. No creo que vaya a fascinar a un amante de los comics con tramas elaboradas o a alguien a quien no le guste el estilo de dibujo de Picolo. Pero es un buen comic para la edad a la que está enfocado – adolescentes jóvenes, asumo – y es ampliamente disfrutable por todos aquellos que seamos fans de los Teen Titans y su universo.

¡Tengo ya muchas ganas de Beast Boy!

Anuncios
Ciencia Ficción·Libros

Fragmentos de honor – Lois McMaster Bujold

Fragmentos de honorNo lo voy a negar: lo primero que me llamó la atención de este libro fue la nueva edición que de él ha hecho la editorial De Bolsillo. Cuando lo cogí de la estantería en la tienda descubrí, además, que la autora era una mujer. Y eso es algo que me encanta cuando se trata de ciencia ficción.

En este caso la lectura fue en castellano, con una traducción llevada a cabo por Rafael Marín Trechera. Y, si bien es cierto que no he leído el original en inglés, considero que es una traducción cuidada.

Por lo general, no tiendo a leer space opera. No tengo ninguna excusa concreta, la verdad. Simplemente hasta ahora ningún libro de ese tipo me había llamado la atención. Pero, entre que ya me lo había comprado en un arrebato de iniciativa sin criterio, y que Maria T. de In the Never Never le dio una buena nota en goodreads, me animé a leerlo sin dejar margen a otras lecturas anteriores.

Creo que no os hacéis una idea de lo mucho que me alegro de haber cogido este libro. La verdad es que estaba pasando uno de esos momentos en los que no lees nada porque parece que todas las opciones que te habías propuesto ya no te parecen tan interesantes y lo vas dejando y dejando. Hasta que parece que ya no quieres leer nada más. Sé que eso tiene un nombre en el mundillo de la gente lectora pero, siendo sincera, desconozco que nombre es.

Dicho todo esto, hablemos del libro, que para eso estamos aquí. No me atrevería a decir que es una obra maestra de la ciencia ficción – tengo entendido que algunos de los siguientes libros de la saga sí podrían ser considerados de este modo – pero sí puedo decir que es uno de los libros de ciencia ficción que más me ha enganchado desde Escuadrón, de Brandon Sanderson.

Supongo que una de las cosas que más me han gustado es el modo en que la autora, Lois McMaster, se centra en el desarrollo de personajes. Esto tiene lo que otros pueden considerar una contrapartida: no hay una gran cantidad de acción. Las batallas espaciales son relativamente escuetas o las vivimos a través de personajes que, de facto, no están luchando. Personalmente no me importa, pues no buscaba una historia de conflicto, sino una de personajes en un mundo diferente al mío.

Lois plantea cuestiones interesantes sobre la vida, la muerte, la reproducción o el honor a través de dos personajes que tienen uno de los romances más particulares que he leído en mucho tiempo. Leí varios comentarios que decían que era forzado, aunque yo creo que simplemente es atípico. Dos personas adultas que han pasado una vida amorosa difícil y se encuentran, teniendo ambos las características que el otro busca en el compañero más adecuado para el resto de su vida. En realidad, el romance me gustó mucho.

Porque, no nos engañemos, esto es una historia de amor en un contexto de guerra espacial. No a la inversa. La historia nos habla de Cordelia y de Aral, de como se crea el vínculo entre ellos y de los obstáculos que han de superar para poder estar juntos. Y no puedo negar que esta historia de amor me gustó. Tiene sus claroscuros, como pasa en muchas ocasiones, y ciertas cosas que se nota que son propias de la época en que la historia está escrita – en los años ochenta hay conceptos del feminismo actual que no estaban desarrollados ni se veían extraños.

Pero, en líneas generales, me gustó mucho el libro. Me gusta el universo que McMaster crea en torno a su pareja protagonista y muchos secundarios me parecieron entrañables. El epílogo es directamente maravilloso – por lo que implica – y el hecho de que la pareja no anteponga su historia de amor a todo lo que hay en sus vidas individuales es un punto a favor que no puedo negar.

Con todo ello, recomiendo Fragmentos de honor. Aunque he de advertir a cualquier posible lector de que hay escenas de violación/tortura que pueden disgustar a quienes tengan un problema con este tipo de temas. Pero si no son un problema, el  libro es entretenido, rápido de leer e interesante.

Además las nuevas ediciones son preciosas – a mi parecer, estos estilos minimalistas con diferentes colores son algo de muy buen gusto. Tendremos más de la saga Vorkosigan en este blog porque no me pude resistir y ya me he comprado hasta el número cinco – espero que Miles me caiga tan bien como sus padres.

Animáos a darle una oportunidad. Y, si no os fiáis de mi criterio, visitad el blog de Maria T. y encontraréis una segunda opinión.

Cambio y corto.

Fantasía·Libros

Nuncanoche – Jay Kristoff

nuncanocheMe costó mucho decidirme a coger este libro. Lo vi muchas veces en la librería a la que suelo ir y siempre lo cogía, leía la sinopsis en la contraportada, y volvía a dejarlo. La premisa de una suerte de “escuela de asesinos” no me llamaba en absoluto. Puede que porque sentía que era una idea que podía acabar muy mal. Con muchas narraciones para adolescentes con ganas de violencia gratuita y sin verdadera profundidad.

Sin embargo, por cosas del destino, una copia digital de este libro acabó en mi Kindle justo antes de tener que hacer un viaje largo en autobús y me dije a mi misma que era entonces o nunca. Empecé Nuncanoche sin demasiadas esperanzas, pero con mucho tiempo por delante.

Al principio me costó cogerle el ritmo y el gusto. La narración está llena de metáforas y comparaciones que pueden resultar agotadoras si vienes de otro estilo de libro o si no es precisamente lo que más te gusta leer. También es un comienzo un poco confuso, muy en la línea del resto de la obra, que va construyendo un universo muy rico a base de destapar misterio tras misterio.

Pero hacia la mitad de Nuncanoche, ya estaba enganchada. No sé si fue Mia Corvere y su personalidad – aunque hubiese momentos en que tenía muchas ganas de ahogarla – o si fue el mundo creado por Kristoff, increíblemente rico y detallado, con una estética que me resultó interesante desde el comienzo – una suerte de renacimiento italiano mezclado con el antiguo mundo romano y costumbres de la europa medieval más oscura. Pero, fuera lo que fuese, me leí las seiscientas páginas.

Si te decides por darle una oportunidad, es importante que sepas que es un libro explícito. No lo he categorizado como fantasía para jóvenes adultos precisamente por eso. No se corta a la hora de hablar de sangre, violencia o sexo. Asumo que los lectores adolescentes podrían abordarlo sin escandalizarse demasiado – vivimos en pleno siglo XXI y en casi todas partes hay acceso a internet, incluyendo sus horrores – pero es algo que hay que dejar claro.

La trama, por otro lado, sí tiene elementos propios de la fantasía para jóvenes adultos, pero este hecho no le resta valor al libro, al menos no desde mi punto de vista. Y, como detalle, el romance no es el típico de dicho género, lo cual agradecí enormemente.

Por todo ello, me atrevería a recomendar este libro a las personas que disfrutan de la fantasía de corte más oscuro, protagonizada por asesinos y que gira en torno a la idea de la venganzasé que suena a Assassin’s Creed 2, pero no lo es.

Nuncanoche es el primer libro de una trilogía: las crónicas de la Nuncanoche. Ya ha sido publicado, y en español, el segundo libro, Tumba de Dioses, que ya tengo en mi lista de pendientes. Será este año, en torno al otoño, cuando Kristoff terminará la historia de Mia con el tercer libro: Darkdawn – que a saber cuándo estará disponible en castellano.

Dale una oportunidad a Mia Corvere y a su mundo. Y luego ya me cuentas qué te ha parecido.

Fantasía·Libros

Uprooted – Naomi Novik

UprootedEn primer lugar, como siempre, aclarar que este libro lo leí en inglés. Entre otras cosas porque la portada de Del Rey era demasiado preciosa para ignorarla, siendo además un paperback – soy una fan declarada de las portadas blandas frente a la tapa dura, quedáis avisados.

Uprooted de Naomi Novik es la historia de la joven Agnieszka en un mundo de fantasía mucho más oscuro de lo que me esperaba cuando decidí leerlo. Tiene un estilo muy como de cuento de hadas tradicional, pero con una vuelta de tuerca hacia el público adulto – jóvenes adultos, en concreto. Supongo que podría decirse que se parece a los cuentos clásicos – antes del lavado de cara contemporáneo.

A la autora ya la conocía, aunque nunca había leído nada suyo. Escribió unos cuantos libros de fantasía clásica con dragones que uno de mis mejores amigos había leído en su momento y sabía que era una buena escritora. Pero la verdad es que a mi los libros de fantasía tradicional con dragones no me llaman demasiado, así que me lancé a la piscina con Uprooted, confiando en el criterio ageno en cuanto a calidad de la escritura.

Y no me equivoqué. Si bien es cierto que el principio se me hizo un poco cuesta arriba – tanto porque el inglés que usa es más complejo que al que estoy acostumbrada como porque es una escritora más descriptiva que la media por la que suelo decantarme – enseguida me enganchó la idea y el desarrollo del mundo y de la vida de Agnieszka.

El uso del bosque como elemento oscuro y “amenaza” me pareció magistral, muy en la línea de las antiguas historias de fantasía transmitidas en la oralidad, donde se disuadía a la gente de “lo salvaje” alegando los peligros que podía contener.

La atmósfera que crea con la existencia de dicho bosque y el tipo de magia que manejan los protagonistas está increíblemente bien hilada. Destila ese aroma de los relatos orales que se extendían por todo Europa en torno al periodo medieval. Y también tiene detalles que recuerdan al mundo eslavo, lo que me hizo recordar a The Bear and the Nightingale, aunque las historias sean muy distintas.

Por todo ello, me gustó mucho Uprooted. No esperaba disfrutar tanto de un libro de fantasía más típica, pero me sorprendió en muchos sentidos. Incluso acabé cogiéndole cariño a la protagonista, pese a tenerle un poco de tirria al comienzo de la historia.

Así que, si te gusta el estilo de la fantasía con magia blanda y llena de referencias a una entidad indefinida pero oscura y con conciencia, Uprooted es para ti. La narrativa puede resultar compleja en un inicio, pero os aseguro que, conforme avanza, merece la pena por completo.

Fantasía

Los muertos no pagan IVA – Sergio Sánchez Morán

Tras mmuertos no pagan ivaucho tiempo esperando por esta segunda entrega de lo que, al parecer, será una trilogía de la detective Parabellum – el primer libro lo reseñé en este mismo blog, en esta entrada – conseguí hacerme con ella y leerla.

Los muertos no pagan IVA no está editado por Fantascy (la editorial del primer libro), por lo que Sergio Morán tuvo que empezar un crowdfunding de Verkami que, por suerte, salió bien. Yo me lo perdí, por desgracia, y tuve después que ponerme a buscar dónde podía comprar este segundo libro. Me lo pude comprar en comics.com y no tardó casi nada en llegarme a casa.

Si os gustó el primer libro, estoy segura de que os gustará este. Tiene altas dosis de sarcasmo y de malas decisiones por parte de Verónica, tal y como sucedía en la primera entrega, así como protagonistas  fantásticos – y no tan fantásticos.

El estilo de Morán es ligero y ameno, muy adecuado al contenido cómico que suele ofrecer. Por ello, es un libro que se lee rápido, tal como sucedía con El dios asesinado en el lavabo de caballeros. Existe una continuidad evidente entre ambos – ambrosía, cof, cof – y es necesario leer el primer libro antes que este, pero son historias más o menos independientes.

Personalmente lo disfruté mucho. Supongo que tuvo algo que ver el hecho de que me apetecía una lectura ligera y más tirando hacia lo cómico que algo serio. Quizá ese es el motivo por el que incluso las pequeñas erratas no me molestaron demasiado – suelo ser muy tiquismiquis con estas cosas.

A lo largo del libro encontramos algunas repeticiones y algunos errores que tienen que ver, probablemente, con el hecho de ser autoeditado. Quizá una vuelta más de tuerca tanto a la corrección como a la historia le hubiesen venido bien a Los muertos no pagan IVA, pero teniendo en cuenta la situación y la gran cantidad de trabajo que Morán tuvo que dedicar a este proyecto, no puedo quejarme.

Si os gusta el humor en medio de un mundo de fantasía urbana – me recuerda un poco a Harry Dresden, aunque Parabellum no es tan oscura – y os van las protagonistas femeninas con un par de arrojos, este libro, al igual que el primero de la trilogía, es para vosotros.

No he podido leer Misterios Rutinarios porque era un extra para los mecenas de Verkami – me fastidia haberme perdido el crowdfunding -, que sería un recopilatorio de relatos cortos donde se narran las aventuras de Verónica entre el primer libro y el segundo. Pero si tenéis la oportunidad de leerlo, seguro que también está genial – y así podéis comentármelo o, aún mejor, prestármelo.

Sin mucho más que añadir me despido recomendandoos a Parabellum, en general. No es una lectura especialmente difícil, pero es una de esas que te dejan con una sonrisa en la cara y vienen genial para el verano y la playa.

Fantasía·Libros

King of Scars – Leigh Bardugo

king of scars. jpg.jpgAntes de comenzar esta entrada me gustaría dejar dos cosas claras. En primer lugar, y hasta donde yo sé, este libro todavía no está disponible en español. En su día yo lo pedí por adelantado en bookdepository – lo pedí en octubre y salió y me fue enviado a finales de enero, comienzos de febrero – y lo he leído en inglés original. Esto puede ser un problema para ciertas personas y considero importante dejarlo en claro. Quiero pensar que en algún momento lo traducirán, editarán y publicarán en castellano – ¿quizá la editorial Hidra, que se ha encargado de los demás libros del universo Grisha? – de modo que los lectores limitados por el idioma puedan hacerse con él.

En segundo lugar, dejar claro que soy una fan declarada del universo Grisha y de Leigh Bardugo desde que empecé la trilogía original – de hecho, desde que empecé Sombra y hueso -, de modo que no soy para nada imparcial en lo que tenga que decir sobre este libro. Pese a ello, en mi más humilde opinión, considero que ningún lector es realmente imparcial en sus comentarios sobre un libro, pues cada obra transmite cosas distintas en diversas formas, y unas resuenan con unos lectores, otras con otro y algunas con todos.

Dicho todo lo anterior, me gustaría empezar diciendo que los primeros capítulos se me hicieron un poco lentos, pero creo que es algo normal cuando la autora se ve obligada a presentar la situación actual de personajes que, de facto, sus lectores ya conocen. De modo que no te encuentras con un personaje nuevo al que verle las distintas formas, sino con alguien a quien ya aprecias – o no – en un enclave y bajo unas condiciones distitnas.

También me ha influído el hecho de que esperaba que el final de la trilogía original fuese el porvenir y que el final de la duología de Seis de Cuervos me destrozó un poquito el alma por ciertas pérdidas acaecidas. Las cosas empiezan ya bastante feas en King of Scars y hay mucho juego político y mucha colocación de las piezas sobre el tablero en los primeros capítulos.

Sin embargo, no tarda mucho en acelerarse.

Al contrario de lo que pasaba con la trilogía original, este libro va variando de narrador al estilo de la duología de Seis de Cuervos, aunque el abanico de personajes es más reducido. Y la historia nos devuelve, tras el desvío por Ketterdam de la duología, a Ravka, así como nos lleva un poco más hacia el interior de Fjerda.

Todo esto lleva un tiempo componerlo y mostrárselo al lector, de ahí el ritmo “pausado” del comienzo. Pero Bardugo no decepciona, y pronto las cosas se van poniendo turbias. Y cuando digo turbias, me refiero muy fuertemente a ello.

El libro cuenta con un elenco de personajes a los que ya queríamos, unos cuantos personajes nuevos que tienen carisma propio – con algunos secundarios necesarios pero olvidables -, muchas referencias a la vida pasada de nuestros protagonistas – y con ello, autoreferenciales a lo anteriormente escrito por Bardugo – y descubrimientos inquietantes sobre el lore de este universo Grisha tan impresionante y elaborado.

Dejadme deciros que King of Scars es un libro de intrigas palaciegas, problemas nacionales, espías, enfrentamientos, injusticias sociales y un montón de historia mitológica y divina. Lo tiene todo.

Así que, si os gustó la trilogía original, y más aún si disfrutásteis de Seis de Cuervos, este libro es para vosotros. No decepciona. O, al menos, a mi no me decepcionó. Si no habéis leído nada de lo anterior os suplico que no leáis aún este libro, porque aunque la trilogía original y la duología de Seis de Cuervos son mayoritariamente independientes, este título bebe demasiado de ambos para leerlo por sí mismo.

Y me despido con la esperanza de que Bardugo no tarde demasiado en publicar el segundo libro y guardándome con mucho esfuerzo todos los spoilers para mi misma, porque de verdad tengo muchas ganas de hablar sobre King of Scars con vosotros.

Fantasía·Libros

Circe – Madeline Miller

CirceLo cierto es que yo nunca había leído nada de Madeline Miller y este es el primer libro suyo que ha caído en mis manos, pero sé que tiene otro titulado La canción de Aquiles que también tuvo mucha fama en su momento y que, dado lo mucho que me ha gustado Circe, acabaré leyendo también.

Leí la edición en castellano de Alianza de Novelas que podéis encontrar aquí. En esta misma página podéis leer las primeras páginas y fue precisamente eso lo que me enganchó y me animó a comprarme el libro.

Para ser completamente sincera, era muy probable ya desde el principio que este libro me gustase, pues siempre he sido muy aficionada a la mitología clásica. Desde pequeña me he interesado por leer los grandes mitos – griegos, en su mayoría – y no era la primera vez que me encontraba con Circe – en su momento leí fragmentos extensos de la Odisea, entre otras cosas.

Sin embargo, la Circe de Madeline Miller no es la Circe de Homero o de la mitología clásica. La Circe de Madeline Miller es una diosa que casi más parece una mujer, con dudas existenciales y problemas derivados de la supremacía de los hombres en su mundo y de los esquemas de poder en los que se ve encasillada desde la infancia.

Ella misma describe como desde pequeña le hubiese gustado romper cosas y gritar en los salones de su padre y, sin embargo, ya desde entonces conoce y reconoce que su lugar no es el de la violencia y el poder, sino el de la sumisión y el silencio. En parte eso es lo que hace tan interesante su primer atentado contra la autoridad: el momento en que le da de beber a un Prometeo afustigado y encadenado.

También esta sumisión obligada es la que provoca la naturaleza complicada de sus primeros pinitos en el mundo de la magia y su incapacidad para reconocer del todo las emociones de aquellos con los que convive, casi tanto como la que adolece para comprenderse a sí misma.

Por tanto, este libro no es uno de esos libros de aventuras al estilo de la propia Odisea que engendró a la bruja de Eea. Es un libro de descubrimiento personal, de historias biográficas con las que damos pequeños pasos a través de la vida de Circe. Una explicación para sus mayores pecados y para sus principales éxitos. Pero, sobretodo, la historia íntima y complicada de una mujer que descubre su propio poder y decide hacerse dueña de sí misma antes de permitir que otros continúen compartiendo su vida.

El libro tiene momentos duros y difíciles y está plagado de traiciones y dobles sentidos que te ponen en la piel de Circe. Es este, además, un personaje gris que no se presenta como una especie de santa, sino como la protagonista de una existencia de claroscuros marcada por las guías de otros en la que es necesario romper con todo para poder construir de nuevo.

Y quiero que conste que se trata de una de las descripciones sobre las emociones femeninas y la maternidad más desgarradoras y me atrevería a decir que realistas – dentro de la nula experiencia que tengo al no ser madre – que he leído hasta el momento. Probablemente influenciada por las propias vivencias de la autora.

Un libro escrito por una mujer y sobre una mujer al que le he puesto un 4,5/5 y que no tiene un 5 completo porque en algunos momentos se puede hacer un poco lento. Sin embargo, superados éstos, es una delicia de lectura.

Con ganas ya de ponerme en algún momento con La canción de Aquiles no puedo más que recomendaros Circe.